...Receta para la felicidad:

Liberarse del apego aprendiendo a mirar el rostro de la muerte.

No existe otro momento para vivir más que este; y se te puede escapar...

Entre vidas

Entre vidas

Te veo sentada en una roca. Delante de ti hay otra roca, redonda. Tienes un cuaderno y lo lees. Llevas gafas, te las quitas para mostrarme los ojos, son ojos cristal, como los de los intraterrenos, y cuando deduzco eso dices “sí, soy parte de ellos también.”

Vas vestida de blanco, con una tela, entre lino, hilo, algodón. Es un traje muy bonito. No se fabrica nada así. Tiene sólo una costura lateral, está hecha toda de una pieza la camiseta, el pantalón son 2 piezas de costura, y está perfectamente cosido y anudado con un cordón marrón, como las cuerdas viejas. Llevas unas zapatillas, como de andar por casa, pero valen para la calle, son blancas también, todo está hecho de vegetal. Me dices que es un traje intraterreno. Aquí no es algo que “se lleve”.

 

Una parte de ti muy viva está en algún lugar intraterreno. Según vas caminando notas comodidad, no como andando descalza, como si caminaras sobre una nube. Me enseñas que es un material como esponjoso, entonces se amolda al piso y al pie perfectamente, haciendo que cualquier imperfección del suelo no te duela. La tela es especial para un clima muy suave. Es un algodón muy cómodo. Debajo llevas una camiseta ajustada, blanca también, y unas braguitas también blancas, es algodón. La camiseta es de tirantes. La camisa, en la parte de arriba, tiene un reborde con unos botoncitos azules, como diamantes azulados. No sé porqué es tan importante para ti esto, por qué me lo enseñas al detalle.

Me llevas a un lugar, de pronto te veo tirando con arco. Pero a una gran distancia, la diana está como a 300m. Eres un tirador oriental, con una gran fuerza y agilidad. Tienes un gran deseo por ser el maestro, pero no eres buena persona. Entonces el maestro no te acaba de aceptar, ve en ti maldad. Por más que le insistes que lo has dejado todo por el arco y la flecha, que tu vida se ha convertido en ese aprendizaje, él no lo comprende. Y te da un grado muy alto pero no te permite quedarte con él.

Cuando te vas, te veo dando patadas al aire, entrenando sólo muy duramente. No tienes rencor, lo has aceptado, pero pasa el tiempo y te sientes solo. Has aprendido un arte marcial muy potente pero no te satisface, no te llena. Y quieres llenarte pero no sabes cómo.

Te veo en las laderas de los caminos vigilando cómo pasa la gente, y pasa una mujer y la atacas. La acosas, le obligas a quitarse la ropa. Metes tu dedo en su vagina, no haces más, sólo es, pero con amenaza. Y ella se va corriendo con mucho miedo. Hay mucha agresividad en ti. Entonces te das cuenta de por qué no te quería el maestro a su lado.

Te van a buscar, te meten una paliza, intentas hacer eso más veces, te escapas…

Ahora te veo encima de un acantilado y te tiras al vacío, te suicidas.

En esta vida no haces fechorías, solo esa vez, pero mueres con mucha angustia, mucho dolor, mucha maldad acumulada, rencor, y cuando te tiras, una parte de ti no llega abajo, te mueres por el camino de un ataque cardiaco. Entonces no acabas de morir y te quedas en ese camino durante muchos años.

El que fue tu maestro alguna vez, mentalmente, viajaba a buscarte, a convencerte de que dejases el mundo de los vivos, pero tú no querías moverte de ese camino. Estuviste en ese camino bastante tiempo. No querías descender, porque tú creías que ibas a descender (al infierno).

Estuviste así tantos años que acumulaste mucha emoción, mucha negatividad, maldad. Pasado el tiempo fue tu familia de luz a buscarte, pero una parte de toda aquella negatividad que acumulaste no la pudiste deshacer y aún sigue ahí. Y es eso lo que tienes que hacer en esta vida, antes de dar este paso que vas a dar: has de limpiar toda la negatividad de tu vida anterior, que creaste después de la vida. Estuviste enganchado casi 300 años. La gente tenía miedo cuando pasaba por esa parte del camino y las personas sensibles sentían tu mirada.

Ya no estás ahí, pero sí que está acumulada la negatividad y la emoción que sentiste entonces. Esto es lo que te separa de sentir a la Madre Tierra y de estar completamente limpia. Y por eso tienes tanta facilidad para sentirte mal, porque te has sentido mal muchos años seguidos.

Para sanarlo, tu alma me dice que entres en meditación, y dejes fluir. Cuando te venga un pensamiento negativo, apacígualo, transmútalo. Y al transmutarlo siente que todos los pensamientos afines también se transmutan. Al contrario, cuando te venga un pensamiento positivo, agradécelo, y permítele que florezca. Así estarás cocreando en amor. En abundancia. En luz.

Este es todo el mensaje que tiene tu alma para ti.

ImprimirEmail

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Últimos Artículos

Desprenderse de lo marchito

09.06.2014

Vivir es estar. Dicen que una misión de vida te aguarda, pero es falso. La vida es la misma misi
Alquimia Sagrada y los tres fuegos

27.05.2014

Sigo tras las huellas de una sombra, una sombra del deseo. El deseo que se esconde detrás, que mir
Trabajo para sanar las relaciones

23.05.2014

{mp3}Altair_1{/mp3} Gracias Juan por tan linda grabación!
Energías de Junio, Julio y Agosto del 2014

19.05.2014

Iniciamos una nueva etapa con una energía más fuerte, más renovadora y transmutadora. Os deseo qu
Julián, el barco y el pez gigante

11.05.2014

Un barco, en el mar azul, semejante al pez inmenso de la manifestación. Y nosotros en él, impulsad
Estar

08.05.2014

Respirar es estar ahíEs respirar el instante, atender al presente, vivirlo, no huir más en un si
Consultas privadas

13.04.2014

Las consultas con Altaïr García son sesiones privadas donde recibes unas guías que pueden darte i
Sala Kailash

13.04.2014

Sala Kailāsh  es un espacio en Pamplona dirigido por Altaïr García en pro del desarrollo interio
Betting site http://cbetting.co.uk more info for Paddy Power Offers
UA-36269334-1